Los que han tenido la oportunidad de viajar al extranjero saben la importancia de darle prioridad a ciertas cosas cuando están preparando todo.

Lo más importante, claro, es tener pasaportes, visas y boletos de avión. Sin eso, nada es posible.

Lo siguiente es reservar hoteles y tal vez algunos tours que puedan darle un poco de orden al viaje. Son cosas trascendentales cuya falla puede ser reparada pero puede dejarte en grandes aprietos económicos.

Como elegir casa cuando te mudas de ciudad

Después, no olvidar la computadora, el celular o la cámara si es que durante el viaje se va a tener que trabajar o te da más tranquilidad el tener la laptop a la mano por si surge algún problema con el banco.

Y al final de todo, está la ropa, el peine y el cepillo de dientes. Cosas que fácilmente se pueden sustituir o comprar en cualquier lado.

Cuando te vas a cambiar de ciudad es muy importante categorizar todos los elementos de manera adecuada para evitar que tu proyecto se venga abajo.

Entonces, ¿dónde poner la elección de casa?

Elegir casa no es lo más importante de tu proyecto para cambiar de ciudad.

Lo más importante es tener el dinero para hacerlo y conseguir trabajo o tener algún plan financiero que te dé sustento económico en tu nueva ciudad.

En nuestra opinión, elegir casa está en la categoría inferior inmediata.

Siguiendo con la analogía de la planificación de un viaje, no elegir bien casa es como llegar a un país pensando que ahí puedes reservar un hotel y darte cuenta de que, por algún festival, la ocupación hotelera está al 100%.

Hay soluciones, sí, pero son muy costosas y tambalean tu proyecto.

Puedes, por ejemplo, pagar una habitación a un sobreprecio espectacular o tener que irte varios kilómetros a un plan B donde todavía vas a tener que sufrir más para darle un poco de orden.

En el caso de tu casa, vas a terminar por venderla después de un tiempo y en esos meses el ya de por si complicado proceso de adaptación va a ser una cruz muy difícil de cargar.

No te compliques con cosas menos importantes

Hay personas que, al mudarse, no paran de pensar en la mudanza.

Todo el tiempo están pensando en empacar, en regalar cosas y en ver quién será la empresa que se lleve todo a la nueva ciudad.

En México, por fortuna, no es difícil encontrar un buen proveedor que te dé ese servicio.

No es necesario dedicarle mucho tiempo a eso. Basta con ponerte a pensar qué clase de servicio quieres y cuánto dinero estás dispuesto a gastar para encontrar algo a tu nivel. Y dale vuelta a la página

Olvídate de las despedidas y de intentar quedar bien con todos. No gastes tres semanas yendo a desayunar con todos tus conocidos. ¿Para qué?


Si te vas a vivir a Querétaro, vas a estar a dos horas y media de la CDMX. Las mismas dos horas y media que podrías gastar en una mala tarde de viernes de quincena en la capital mexicana. Te vas a mudar de ciudad, no de continente.

Nosotros te podemos ayudar

El objetivo de Vivir en Querétaro, nuestra Agencia Inmobiliaria Inteligente, es justamente ayudarte a tomar esa gran decisión.

Porque, claro, es muy fácil decir que le tienes que dar importancia al tema de la elección de tu nueva casa. Pero hay muchos factores en el camino que van a volverlo muy difícil.

Primero que nada, tienes que conocer la ciudad. ¿Y cómo la conoces si no es viviendo? Hay gato encerrado. La ciudad la vas bien hasta que vivas en Querétaro. Y cuando vivas en Querétaro ya habrás tenido que elegir una casa.

Nuestro trabajo, además, no es un trabajo de apreciación. No es opinar con base en nuestra experiencia y en nuestro día a día. Eso sería asesorarte para que compres una casa que se adapte a nosotros.

Por eso confiamos en la objetividad de la Inteligencia Artificial. Nuestra herramienta te perfila y señala una zona donde tu vida familiar podría desempeñarse de mejor forma.

Un lugar de Querétaro donde puedes llegar y que tu proceso de adaptación sea mucho más suave. Si importar si eres soltero, tienes pareja o tienes cuatro hijos.

Nuestro objetivo y nuestra promesa es encontrar el mejor lugar para ti. Tú lo único que tienes que hacer es entrar al terreno subjetivo de la apreciación y ver qué casa te gusta más. Del resto nos encargamos nosotros.