Cambiarte de ciudad es cansado a todos los niveles. Es difícil gestionar los sentimientos, coordinar mudanzas y aguantar viajes largos de muchos kilómetros.

Conforme el proceso va tomando forma, cada decisión que tomas puede volverlo muy complicado o producir largas noches de trabajo y más trabajo.

Como ya te hemos mencionado, nosotros hemos vivido en carne propia todo este proceso. Por lo que decidimos hacer una serie de artículos para darte los consejos que a nosotros nos hubiera gustado recibir.

Libérate de muchas cosas

¿Esos libros que nunca vas a volver a leer? ¿Esos recuerdos acumulados por años y años en cajas? ¿Esa ropa que ya no te queda desde que dejaste el gimnasio en la preparatoria?

Es un buen momento para decir adiós. Para darle la oportunidad a otras personas de disfrutar lo que en su momento a ti te hizo muy feliz.

Regala tus libros más especiales a gente que consideres especial. Piensa en qué te marcó de ese libro y luego ve a quién le podrías dar ese inmenso regalo.

Hay mucha gente en el país que necesita ropa. No importa que no esté en el mejor estado: siempre, siempre, siempre, hay alguien que podría sacar provecho de ella.

Consejos durante una mudanza en otra ciudad

Haz una maleta como si te fueras de viaje

Imagina el peor escenario posible. Te vas a mudar a una ciudad que, en teoría, está a dos horas y media. Pero algo podría pasar en la autopista: lluvia, algún choque o que simplemente esté en reparaciones.

A pesar de que saliste muy temprano, ya tienes un par de horas menos. Y, aunque tú lograste llegar, la gente a cargo de tu mudanza decidió pararse a comer algo y a descansar porque desde muy temprano estuvieron cargando las últimas cosas.

Cuando por fin terminan de descargar, la noche ya está bien entrada. ¿Qué pasa a continuación? Que tienes nada de ganas para desempacar. No sabes dónde está lo más urgente y lo que necesitas en este momento.

Por eso es importante que hagas una maleta como si te fueras de vacaciones. Como si estuvieras fuera de casa, lejos de tus cosas. Porque, de hecho, así lo estás.

Consejos para mudanzas en otra ciudad

Todo lo que necesitas para tu día a día está junto a ti. Pero está en cajas. Y esas cajas son casi iguales. Y estan por aquí y están por allá.

Entonces haz una maleta para algunos días con las cosas más importantes: ropa interior, cepillo de dientes, un par de pantalones y playeras, jabón para bañarte y dos o tres cosas más.

De esta manera, no vas a tener tanta presión para dar con ese cepillo de dientes que se quedó en la caja 27.

Tu primera gran misión es…

Algo que genera grandes pasiones: a muchos les gusta hacer, a muchos otros les causa una pereza incuantificable.

Pero si hay algo que tienes que hacer sí o sí cuando llegues a tu nueva casa, es justamente tender tu cama.

No caigas en la tentación de hacer otra cosa. Vienes llegando con la adrenalina de la carretera y con la emoción de una nueva casa. Pero todo ese empuje de energía se puede ir en cualquier momento.

Úsalo, entonces, para hacer tu cama y descansar. Simplemente porque te lo mereces.